El miedo Parte I - Cómo lidiar con una crisis de pánico

Traducido por Rui Cristiano Paiva

Si usted nunca ha tenido un ataque de pánico, considérese afortunado. Hay pocas cosas peores en la vida que sentir que se está perdiendo el control sobre su cuerpo, como si quisiera gritar a todo pulmón y escapar de su propia piel, y al mismo tiempo, tratando desesperadamente de no permitir que nadie sepa que algo malo está pasando. Usted sabe que usted no está realmente en peligro. Su cerebro racional está gritando que no hay nada malo y que se controle. Se siente avergonzado, humillado incluso, y no hay nada, NADA que pueda hacer para dejar de sentirse de esta forma en ese momento. Pero no puede. Su cuerpo estáteniendo una respuesta fisiológica a algo, a menudo ni siquiera sabe exactamente a qué. Oh si, por supuesto, usted ha identificado los factores desencadenantes: multitudes, espacios cerrados, alturas, etc., pero no sabe realmente por qué estas situaciones hacen que usted tenga una reacción. Sus glándulas suprarrenales han inundado el sistema con productos químicos (adrenalina y noradrenalina), que hacen que el corazón se dispare, sus glándulas sudoríparas vayan a toda marcha y su respiración sea más rápida. No hay un peligro real frente a si, pero se siente como si tuviera que correr para salvar su vida. Y usted es el único en ese espacio que se siente de esa manera. Pero no está solo. Millones de personas experimentan ataques de pánico todos los días, y esa cifra parece ir en aumento. Pero, ¿qué es el miedo? ¿Y qué podemos hacer al respecto?

Hay dos tipos de miedo: el emocional y el físico. Usted puede experimentar los dos juntos o cada uno por separado. Un ejemplo de miedo puramente emocional es cuando se quiere hacer algo, como escribir un artículo, pero no se está seguro si va a ser lo suficientemente bueno. Por lo general un miedo a algo en el futuro. Este tipo de temor es relativamente fácil de pasar. Usted puede reconocer el miedo, pero puede escribir el artículo de todos modos.

Un miedo puramente físico sería en respuesta a la situación que es realmente peligrosa - alguien le amenaza físicamente o sus neumáticos explotan durante la conducción. Su cuerpo lucha y los productos químicos adecuados inundan su sistema que le permite reaccionar con mayor rapidez y desviar toda su atención y energía a la tarea: salir de peligro. Este tipo de respuesta de miedo es necesario para la supervivencia, por lo que tiene una intensidad tan feroz. Su cuerpo está literalmente, respondiendo a una situación potencialmente mortal.

El tipo de miedo que causa los trastornos de ansiedad, sin embargo, es una respuesta emocional que causa la lucha física, a pesar de que no hay ningún peligro real. Debido a que usted está tratando con una respuesta física real (los productos químicos han sido puestos en libertad), y uno no puede empujar a través del miedo. Usted tiene que tratar con él. En la parte II de esta serie sobre el miedo, vamos a discutir las raíces energéticas del miedo y ansiedad. En este artículo, sin embargo, me gustaría centrarme en lo que hacer cuando se encuentra a usted mismo con un ataque de pánico, o está con una persona que repentinamente empieza a sentir un miedo intenso.

Si usted está teniendo un ataque de pánico:

  • Entienda que lo que se siente es real. Usted no se esta imaginando esto y usted no está loco. Su cuerpo esta en realidad a tener una respuesta física a lo que ha percibido como una situación peligrosa. Las sensaciones son intensas y muy atemorizantes, pero no le harán daño en última instancia.
  • Controle la respiración - respire profundamente. Si usted está en condiciones de hacerlo, tararee o cante para si mismo. Cantar le ayudará a controlar su respiración, lo que ayudará a disipar los síntomas que estás experimentando.
  • Intente salir de la situación pública. La vergüenza que pueda sentir debido a que de los demás sepan que está entrando en pánico puede añadir más a su ansiedad, así que trate de ir a un lugar tranquilo, cuarto de baño, las afueras del espacio, en cualquier lugar que pueda estar a solas. Esto no va a detener el ataque, pero disminuirá la ansiedad agregada que se siente.
  • Si no puede o no quiere salir de la situación publica, identifique posibles vías de escape. Si está en el metro, por ejemplo, dígase a sí mismo, la siguiente parada se acerca y a continuación, puede dejar el metro si así lo desea. En un ascensor, las puertas se abrirán en breve y seré capaz de salir. En una fiesta, reconozca que la puerta está justo allí, y que puede salir cualquier momento.
  • Distráigase. Si está en un avión, por ejemplo, lea o escuche música. Si usted puede volver a centrar sus pensamientos en algo específico, algo que le hace sentir bien, puede detener el ataque.
  • Condúzcase fuera de ello. La reacción química que está experimentando no puede durar para siempre. Es supuesto ser un estallido a corto plazo, para ayudarle a salir del peligro. No se puede permanecer en un estado de pánico por mucho tiempo. Su cuerpo comienza a producir otros productos químicos para contrarrestar esta reacción. A medida que entren en vigor, los métodos anteriores, serán más fáciles. Recuerde que el ataque de pánico eventualmente PARARÁ.

Si está con una persona que está teniendo un ataque de pánico:

  • No le toque (a menos que le pidan). Su reacción inicial puede ser abrazarlo y confortarlo en un intento de hacer que se sientan seguros. Cuando una persona es presa del pánico, sin embargo, están en una sobrecarga sensorial. Su cuerpo ya no es capaz de filtrar los sonidos, olores, imágenes y sensaciones y cualquier cosa que haga añadirá y esto aumentará el sufrimiento.
  • NO haga de esto una gran cosa. Una persona que está experimentando un ataque de pánico está, además, preocupado por la humillación de que todos a su alrededor se enteren. Usted puede aliviar esta ansiedad adicional por guardar silencio y no llamar la atención sobre la situación.
  • Hable en una voz suave tranquilizándole que está seguro.
  • Trate de salir de la situación pública hacia un espacio más privado.
  • Asegúrele que no le importa esperar con el, que no es gran cosa, que no tiene necesidad de sentirse avergonzado.

Si usted o alguien que usted conoce están sufriendo de ataques de pánico o ansiedad de forma regular, sin duda hay una razón. En la segunda parte, voy a describir las raíces energéticas del miedo, y cómo usted puede comenzar el proceso de curación.

Would you like to use this article in your website, ezine, newsletter, or blog? No problem!

All I ask is that you use the entire article without changes and include the following information:

Copyright(c) 2010. Melody Fletcher. All Rights Reserved. Visit www.deliberatereceiving.com for articles and information on the Law of Attraction and sign up to receive the free e-book and audio "Deliberate Receiving - How the Law of Attraction really works".

LOA Shop

 Grab your copy of my FREE LOA E-book now.

(It's like The Secret on steroids!)

New Graphic

We respect your email privacy

LOA Shop



Latest Blog Posts and Articles

Quick LOA Questions Volume 13 - Resistance, Arrogance and Hell

An LOA Survival Guide To Thanksgiving And Other Holiday Minefields

Dear LOA: Should I Take Action Or Not??

Everything You've Ever Wanted To Know About Karma (With Extra Sarcasm)

Updated: You've Had The Power To Cure Cancer All Along, Dorothy!

What Did Abraham Mean When They Said... Volume 1

Dear LOA: What Exactly Do We Have To "Let Go" Of, And Why?

Thrive - Actual Solutions To The World's Problems

Are You In An Abusive Relationship With Yourself?

Teaching The Law Of Attraction To Children