Cómo Superar la Impaciencia

Traducido por Rui Cristiano Paiva

La paciencia se supone que es una virtud. Se supone que debemos ser pacientes. Y, sin embargo, nosotros, como sociedad, nos vemos afectados por la impaciencia. Nos paramos en frente al microondas, toqueteando los dedos sobre el mostrador. Esperar 90 segundos por nuestra comida es demasiado largo. Los programas de televisión proveen a que las personas tengan la atención de un pez de colores. Nos irritamos cuando tenemos que esperar en una cola, y estar atrapado en el tráfico puede llevar a una rabia muy intensa y común, tanto que se ha acuñado un nuevo término (rabia vial) para describirlo. En global no somos gente paciente. Pero ¿por qué no? ¿Simplemente no estamos hechos para ser pacientes, o algo más está sucediendo aquí?

Veamos que es realmente la impaciencia. La impaciencia es una respuesta al miedo. El temor de que nunca logrará lo que sea que este haciendo, o el miedo de perderse algo por ejemplo. En cualquier caso, es el temor de que usted no conseguirá algo que cree que necesita y no tiene en la actualidad. Esta respuesta de miedo (que nunca va a suceder) conduce a un deseo de controlar no sólo el resultado, sino cómo ese resultado se logrará. Le daré un ejemplo.

Bob es un empleado de una gran corporación. Está desesperado por conseguir una promoción a la que sus jefes han ido haciendo alusión por bastante tiempo. Él trabaja noches, y fines de semana, y casi se deja la vida por los plazos de entrega. Y se siente sumamente frustrado - ¿por qué no le dan la promoción ya? "No puedo esperar más", piensa. Pero él ha puesto mucho empeño tiempo y esfuerzo, sería un tonto tirar todo por la borda ahora. No, el esperará por la promoción, porque una vez la tenga, todo será mejor.

La frustración de Bob proviene de su impaciencia - es una respuesta al temor que tiene de que la promoción nunca llegue a materializarse. ¿Y si le pasa otra vez? ¿Qué pasaría si nunca tuvieron la intención de promoverle a él? Se siente impotente y atrapado. Está muy centrado en la promoción, pensando que de alguna manera va a cambiar todo. Pero, ¿qué va a cambiar exactamente? ¿Cuál es la esperanza que esta promoción le dará? ¿Más dinero? Por supuesto. ¿Reconocimiento? Tal vez. ¿Más respeto? Posiblemente. ¿Una carga de trabajo más ligero? Probablemente no. ¿Más felicidad? Es poco probable.

Bob tiene que sentarse y decidir qué es lo que él realmente busca. ¿Qué representa esta promoción? Digamos que en este caso, Bob piensa que esta promoción le hará sentirse más valorado. Tendrá una categoría superior en la empresa. Obtendrá más poder y responsabilidad. Por último, recibirá el reconocimiento que ha estado buscando, desde hace años. Pero va esto realmente solucionar el problema? El núcleo del problema es que Bob no se siente valorado. No hay promoción o trabajo que vaya a arreglar eso de manera permanente. Claro, la promoción le hará feliz por unos días, incluso un par de semanas. Pero el momento auge desaparecerá, y Bob deslizará de regreso a la insatisfacción que ha padecido durante hace años. Él una vez más no se sentirá valorado, porque se siente de esa manera en su interior. ¿Está buscando una solución externa para corregir un problema que en su interior no funciona?

Pero Bob ha decidido que esta promoción seria el canal a través del cual su sentimiento de valor vendría. Él está tratando de controlar el CÓMO. Él emplea la máxima acción posible de forma a obligar que las circunstancias se plieguen a su voluntad. Si él trabaja lo suficiente, si tienen que darle esa promoción. Excepto que la promoción no es realmente lo que Bob quiere. Él quiere sentirse valorado. El está intentando tener esta promoción de la forma más ineficiente y más difícil. Un sentimiento de valor puede venir a través de muchos canales diferentes. El verdadero sentido de valor sólo puede venir de nosotros mismos, del interior. Bob se aferra a una creencia de que necesita cambiar. Sólo entonces se sentirá mejor forma permanente. Y una vez que lo haga, bien podría obtener la promoción (fácilmente, y sin matarse) como resultado de ese cambio en su vibración.

Entonces, ¿qué puede hacer cuando se encuentre en una situación que esté causando que se sienta impaciente y frustrado?

  • Reconozca que usted tiene miedo de no poder conseguir lo que sea que esté queriendo. Si estuviera 100% seguro de que tendría éxito, usted no sentiría impaciencia. Trabaje en calmarse y libere este miedo.
  • Tenga en cuenta que quiere esto por una razón, por lo general una mucho más profunda. Identifique cual es la verdadera razón. Puede que no sea material, en absoluto. Puede ser una necesidad fundamental suya que usted cree que realmente no puede llenar.
  • Enfoque en la necesidad real que desea rellenar, no en la forma en que como usted pensaba que tenía que rellenarla, que es lo que le hizo impaciente en el primer lugar. Dese cuenta de que hay muchas, muchas formas en que el Universo puede traer lo que realmente quiere - usted no tiene que (ni debe) controlar el CÓMO.
  • Suéltese de la necesidad de que su deseo se cumpla de una manera que podía prever. Sienta el alivio de dejar ir su necesidad de controlarlo todo.
  • Medite. Al calmar la mente, usted tiene la oportunidad de escuchar lo que realmente está pasando dentro de si. ¿Qué es realmente importante para usted? ¿Es el coche de deportivo o lo que el coche deportivo representa? A menudo estamos tan ocupados en el mundo de hoy, que no podemos escuchar nuestro verdadero yo por encima de todo el ruido. Dedique unos minutos cada día a sentarse en silencio y escuchar. Puede que se sorprenda por lo que oye.
  • Busque los indicadores de la manifestación - el Universo comenzará a traer objetos y sucesos que le harán sentir lo mismo que lo que quiere, siempre y cuando su vibración dominante coincida con esa cosa. Por lo tanto, si usted está buscando sentirse más querido, un amigo o miembro de la familia de pronto le puede decir cómo se siente acerca de usted, o un perfecto desconocido le mostrará bondad, de la nada. Reconozca estos indicadores y siga centrado en lo que quiere.
  • Tome sólo acción inspirada. Si usted se encuentra en la frustración, desesperadamente tratando de forzar algún tipo de acción para lograr un resultado, está empujando muy fuerte. Está tratando de hacer el trabajo del Universo. Basta ya. Vuelva a la meditación y espere una idea o un fuerte deseo de hacer algo. No lo fuerce. Fluya con la misma. Recuerde: Si no es divertido, lo está haciendo mal.

Veamos otro ejemplo - un poco más "superficial", si se quiere. Karen quiere un nuevo apartamento. Ella sabe por qué quiere el apartamento, ella quiere más espacio, una habitación de huéspedes, un despacho adecuado y un baño más grande. Ella ha estado visualizando el apartamento durante algún tiempo y se siente muy bien al respecto. Pero... ella sabe que tiene que ganar más dinero en su negocio para poder pagar el alquiler más alto. Ella ha estado trabajando meses para conseguir un gran contrato, lo que le permitiría ganar este dinero extra y algo más. Pero el contrato no se termina de cerrar. Algo siempre se interpone en el camino. Y si el contrato no se cierra, no será capaz de obtener el apartamento más grande.

Excepto... que, el Universo podría traerle un apartamento más grande y con el mismo precio que el actual, o encontrar una manera diferente de traerle el dinero, y puede que incluso no tenga nada que ver con el contrato que espera. Pero el miedo que Karen siente por no poder conseguir ese apartamento más grande la lleva a insistir en controlar la avenida a través de la cual este apartamento vendrá a ella - conseguir ese contrato. Y esto hace su frustración incalculable. Si Karen pudiera reconocer que lo que realmente quiere es más espacio, y que en realidad no importa como se produzca, se crearía un cambio energético que le permitiera manifestar un apartamento más grande de forma rápida y sencilla. Pellizcando las posibilidades, estamos pellizcando energía. Y cuando la energía no puede fluir, las manifestaciones no pueden aparecer.

La próxima vez que usted se encuentre frustrado, recuerde que todas las emociones negativas son simplemente una indicación de algunas discordias vibratorias. Usted está pensando en un pensamiento, o alberga alguna creencia que su ser interno, lo que USTED realmente es, no está de acuerdo. Encuentre cual es el pensamiento o la creencia, cambie su perspectiva y se sentirá mejor. Y cuando usted se sienta mejor, usted obtendrá lo que desea.

Would you like to use this article in your website, ezine, newsletter, or blog? No problem!

All I ask is that you use the entire article without changes and include the following information:

Copyright(c) 2010. Melody Fletcher. All Rights Reserved. Visit www.deliberatereceiving.com for articles and information on the Law of Attraction and sign up to receive the free e-book and audio "Deliberate Receiving - How the Law of Attraction really works".

LOA Shop

 Grab your copy of my FREE LOA E-book now.

(It's like The Secret on steroids!)

New Graphic

We respect your email privacy

LOA Shop



Latest Blog Posts and Articles

Quick LOA Questions Volume 13 - Resistance, Arrogance and Hell

An LOA Survival Guide To Thanksgiving And Other Holiday Minefields

Dear LOA: Should I Take Action Or Not??

Everything You've Ever Wanted To Know About Karma (With Extra Sarcasm)

Updated: You've Had The Power To Cure Cancer All Along, Dorothy!

What Did Abraham Mean When They Said... Volume 1

Dear LOA: What Exactly Do We Have To "Let Go" Of, And Why?

Thrive - Actual Solutions To The World's Problems

Are You In An Abusive Relationship With Yourself?

Teaching The Law Of Attraction To Children